Archivo de la categoría: imaginario colectivo

publiciudad

Tengo que reconocer que a veces necesito los centros comerciales. Cuando estuve trabajando de cooperante en El Salvador y necesitaba buscar alguna referencia “civilizada” me acercaba al supermercado del pueblo más cercano a oír los bip bip del marcado de los códigos de barras en las cajas. Eso me tranquilizaba.
Ayer mismo fui a comprar algo de cultura a la Fnac de Nueva Condomina en Murcia y hoy me animé a recomponer lo obvio.

Quizás se trate de un guiño pop como el de U2 en su gira Popmart (1997), o simplemente pereza en el diseño. Quien sabe. Funciona, la gente compra y ya está. Seguramente comprarían igual si hubiesen puesto una esvástica, un cristo crucificado o como me aseguran que van a hacer dentro de nada en la fábrica de El Pozo en Alhama, un globo terráqueo hecho con jamones metálicos.

Viene a cuento que os comente algo que yo proponía en el proyecto fin de carrera, (como no, un centro comercial). Se trataba de construir un cielo continuo que sirviera como soporte publicitario, donde los logotipos aparecerían fragmentados, reflejados, invertidos, formando un paisaje continuo. La realidad es que los logos, los colores y las tipografías se recomponen automáticamente en el cerebro del sobre estimulado consumidor, que ya forman parte intrínseca, queramos o no, del actual imaginario-subconsciente cultural-consumidor colectivo. Un par de imágenes:

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo centro comercial, consumismo, imaginario colectivo, proyecto fin de carrera

speisman

La penúltima apuesta occidental por construir un imaginario basado en un futuro tecnológico y optimista surge en California en la década de los años 40 abonada por la cultura del automóvil, la era espacial y la era atómica. En Nevada se ofrecían moteles con vistas a las pruebas de explosiones nucleares. Turismo atómico.Googie

20 Años después, la nave Apolo alunizaba y el imaginario futurista se mantenía vivo en películas y Odiseas como la de Kubrick, y en los ilustradores de la NASA. Una vez finalizada la guerra fría, la batalla estaba en el espacio. nasa

30 Años más tarde, algunos multimillonarios hijos de Internet pueden permitirse una aparatosa estancia semanal en el espacio por el módico precio de veinte millones de dólares./CharlesSimonyi/

Y de nuevo Japoneses, Indios, Chinos, Rusos y Americanos a la carrera por llegar a la Luna, a por el helio 3, el combustible del futuro.astroseti.org

Deja un comentario

Archivado bajo ciencia, futuro, imaginario colectivo